Un grupo de arqueólogos subacuáticos descubrieron a finales de mayo un depósito de ánforas que datan del siglo III a.C. en las profundidades del mar Mediterráneo, en Francia.

Las 17 ánforas se encuentran en perfectas condiciones y han sido recuperadas tras un arduo trabajo, ya que se hallaban cubiertas entre una mezcla de arena y raíces a 20 metros bajo la superficie.

Estas piezas de 2.300 años de antigüedad se utilizaron para transportar vino de producción local a los puestos comerciales griegos del Mediterráneo.

El descubrimiento de objetos de esa época es excepcional, ya que la cuenca mediterránea estaba lejos de ser pacífica porque había muchos actos de piratería y el comercio se desarrollaba y difundía relativamente poco. Hasta la fecha se han descubierto cuatro restos de este período de la historia.

Las ánforas podrían integrar la colección del Museo del Mar de la isla Santa Margarita, situada frente a la costa de Cannes.