Los datos a conocer por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), sobre el Programa de Playas Limpias, no reflejan la calidad bacteriológica actual de estos destinos turísticos,debido a que las muestras fueron tomadas por lo menos hace un par de semanas y las condiciones del mar cambian de un momento a otro, advirtió Alejandro Olivera Bonilla, representante en México del Centro para la Diversidad Biológica.

El entrevistado xplicó que justo en estos días de vacaciones de Semana Santa es cuando las descargas de aguas residuales se incrementan con la afluencia de turistas, lo que eleva los niveles de contaminación por enterococos, es decir, bacterias fecales, en las 267 playas analizadas de los 17 estados costeros de México.

“Por otro lado los límites máximos permisibles en el país no corresponden con los establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), ya que la regulación internacional establece que lo recomendable es que no se rebasen los 100 enterococos por cada 100 mililitros, y aquí la norma mexicana toma como base lo doble, 200 enterococos por cada 100 mililitros, lo que permite que más playas sean aptas para el uso recreativo”, lamentó.

Alejandro Olivera Bonilla recordó que el riesgo de nadar en aguas contaminadas es que se puede contraer desde una infección leve en la piel hasta una fuerte infección gastrointestinal, por la ingesta accidental del agua de mar.

Ante esta situación, dijo que es necesario que las autoridades sanitarias y ambientales ofrezcan información actualizada directamente en los destinos de playa, y sea el turista el que decida meterse o no a nadar en el agua de mar.